Contrato de mantenimiento en baja tensión

baja_tension

La Orden de 11 de septiembre de 2003, por la que se establecen procedimientos de actuación de los instaladores autorizados y de los organismos de control en el mantenimiento e inspección de las instalaciones eléctricas de baja tensión en locales de pública concurrencia, locales con riesgo de incendio o explosión y locales de características especiales, obliga al titular de estos locales a suscribir contrato de mantenimiento con un instalador autorizado debiendo pasar boletín de reconocimiento anualmente y notificándolo a la Dirección General de Industria con los resultados obtenidos.

El objetivo de esta normativa es, en primer lugar, el asegurar la seguridad de las personas que hacen uso de los establecimientos en cuanto a la instalación eléctrica de baja tensión se refiere y mantenerla en buen estado de funcionamiento.

Con este servicio el titular de las instalaciones podrá reparar, mejorar y prever mejoras en estos locales, asesorados por la empresa instaladora, para no tener nunca un defecto muy grave y por consiguiente un riesgo para la seguridad de las personas.

El incumplimiento de la obligación de realizar en los plazos establecidos reglamentariamente los mantenimientos y los boletines de reconocimiento, será sancionado conforme lo previsto en la Ley 21/1992, de 16 de Julio, de Industria.